Peligro público.

Tras varias noches sin apenas dormir y meses de hacerlo interrumpidamente, puedo afirmar que la noche en que salga desatendiendo mis obligaciones nocturnas, voy a ser un verdadero peligro público. Que tiemblen bares, discos, churrerías y afters, ¡VOY A CERRARLO TODO! Eso o, puestos a cerrar, voy a enCERRARme en la habitación y dormir 24h sin interrupción.

Si llegado el gran momento sucede lo primero y coincidimos, por favor, no juzguéis mi forma de bailar (llevo meses depurando la técnica balanceo con brazos en croissant) y no me dejéis confundir el agua con un G&T, pues pasaré del plan A al B en tiempo récord y es probable que no llegue a cerrar ni el Mercadona.  ¡Gracias por adelantado!; oP

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bipolaridad materna

¡¿Qué me dices?!

Zapatitos de la reina