domingo, 1 de noviembre de 2015

La nueva educación: ¡SÍ, POR FAVOR!


"Los niños son todo lo que necesitan ser, son ellos mismos. Y hay que dejarlos en su propia autonomía para que puedan ser exactamente lo que son"


Tras ver vídeos como éste, una siente lo mismo que se siente al leer el libro "Mamamorfosis" o la noticia del encuentro entre Manuela Carmena y Fracesco Tonnusci y es esa seguridad de que ¡algo está cambiando! y ¡menos mal!


Sin embargo, aún con el subidón en el cuerpo, cada día me enfrento a una realidad escolar donde los/as niños/as parecen molestar precisamente por lo que son y les caracteriza. La inquietud, la impulsividad, la espontaneidad, la verborrea, la efusividad, ... son "domesticados" hasta convertirse en la prisa, el miedo, las palabras medidas,... ¡Qué "casualidad" que precisamente estas últimas cualidades sean más propias de adultos que de la edad infantil!

Por otro lado, hablamos de que los/as niños/as ahora tiene un déficit de atención y la verdad es que, después de ser madre y ver como, desde bebés, existe un despliegue de medios hacia la estimulación temprana, no me extraña. Si a eso le sumamos que el intrusismo, que desarrollamos los adultos, al intervenir en su mundo, rompiendo toda posible concentración, la cosa no parece mejorar. Como asegura (incluso con estudios de rabiosa actulidad) Catherine L'ecuyer en su libro "Educar en el asombro", estamos creando "yonkis" de la sobreestimulación. Y no puedo estar más de acuerdo. Incluso, llevado al ámbito educativo, estamos entendiendo innovación educativa como un despliegue masivo de nuevas tecnologías, confunciendo el efecto hipnótico que éste parece provocar en el personal menudo con la tan deseada atención.

Y es que lo siento señores/as de la Administración, compañeros/as de escuela, madres/padres que, como yo, buscan lo mejor para los/as más pequeños/as, pero vamos por muy mal camino o, más bien, por el contrario al de los intereses de los/as que debemos salvaguardar. Hemos confundido el cuanto antes mejor como clave del éxito, saltándonos fases irrecuperables y totalmente necesarias para celebrar el siguiente avance o logro con seguridad y confianza. Lo hacemos con el caminar, con la lectoescritura, con los idiomas,... de seguir así, llegará un momento en que gestaremos en 4 meses o incluso menos, eso sí que da miedo.

Así que ¡por favor! desde este humilde blog hago una llamada a la reflexión, al recuperar el "yo" nuestro más infantil y al dejar hacer del personal menudo, que lejos de tener que aprender de nosotros/as, vienen a este mundo a darnos grandes lecciones de vida. 

"¡Oye! abre tus ojos, mira hacia arriba, disfruta las cosas buenas que tiene la vida, lalalá...". 
Madre Tierra (Oye)-Chayanne.


1 comentario:

  1. Estupenda entrada! Reflexionemos por favor, trabajemos en ello; yo la primera que me lo digo cada día y en ese (duro) camino estamos.

    Ánimo!

    PD: Entre lo que enumeras yo añadiría el tema pañal!... con dos años mi niño es el "raro" que aun lo lleva ;) ¡qué estamos haciendo!

    M@Ria

    ResponderEliminar

Quedáis todas/os invitadas/os a echar un minuto extra por aquí y dejar un breve comentario.It's on the house! (¡Paga la casa!). :o)))